7 consejos para optimizar los gastos en la nube

7 consejos para optimizar los gastos en la nube post image

Una de las principales ventajas de la migración a la nube es la posibilidad de reducir costes sin dejar de ser competitivos y accesibles. La flexibilidad de un entorno de computación en nube de pago por uso permite a las empresas ampliar o reducir fácilmente tanto sus recursos para satisfacer la demanda como ejercer un mejor control sobre tus gastos operativos. Sin embargo, siempre hay margen para la eficiencia financiera en los negocios. Hablemos, pues, de consejos para optimizar los costes de la nube.

¿Qué es la optimización de gastos en la nube?

La optimización de la nube es un enfoque estratégico que combina técnicas, mejores prácticas y herramientas para minimizar los costes de la nube y maximizar su valor. El objetivo es encontrar la forma más rentable de utilizar tus recursos en la nube, conociendo mejor tu rendimiento actual. De este modo, resulta más fácil identificar las ineficiencias para eliminar el despilfarro y aprovechar las múltiples posibilidades que ofrecen los servicios en la nube.

¿Necesitas optimizar los gastos en la nube?

Según un estudio de Flexera, las organizaciones desperdiciaron alrededor de un tercio de su gasto en la nube en 2022 (un 32% de sus gastos), y muchas creen que evaluar este problema es su mayor reto en cloud computing. Sin embargo, el estudio también muestra que en el último año se ha reducido el gasto malgastado, mientras que el uso de la nube sigue aumentando. Esto es, de hecho, el resultado de los esfuerzos de los empresarios por aplicar técnicas de optimización de gastos en la nube.

La optimización de los gastos de la nube es algo más que una tarea que se realiza una vez al año para reducir el gasto excesivo en recursos en la nube. Debe convertirse en una cultura de empresa, una estrategia continua que ayude a alinear tus objetivos empresariales con tus costes para conseguir mayores ingresos y competitividad. Si controlas los costes de tus operaciones en la nube y comprendes su rentabilidad, podrás realizar ajustes basados en datos para aumentar el rendimiento y, al mismo tiempo, reducir los gastos.

Ventajas de optimizar los gastos en la nube

1. Mayor visibilidad y previsibilidad

Uno de los primeros pasos para optimizar los costes de la nube es saber dónde se gasta innecesariamente. Pero esto va más allá de saber cuánto gasta de media en tus servicios en la nube, ya que también implica analizar el gasto por cliente, equipo, producto, servicio, función de software o proyecto. Obtener este conocimiento es fundamental para alinear tu tecnología y tus objetivos empresariales e identificar tendencias que puedan ayudarte con la previsión y planificación estratégica de tu uso de la nube.

2. Reducir el gasto

Tras establecer los factores que influyen en tu gasto en la nube, ahora puedes elaborar una estrategia para reducirlo. Podrías optar por eliminar un gasto (ya sea un producto que ofreces o una función de la nube por la que estás pagando) si no es rentable en absoluto; también podrías replantearte y mejorar ese gasto para que vuelva a ser útil.

La optimización de gastos en la nube también invita a mejorar la asignación de costes. El dinero que está gastando en una determinada área de trabajo podría aprovecharse mejor en otro departamento o proyecto.

3.Mejorar tus ganancias

Las estrategias de cloud cost optimization ponen tanto énfasis en descubrir dónde está perdiendo dinero como en dónde y cómo lo está ganando, y también podrían proporcionar información sobre sus competidores. Estos datos pueden ayudarte a encontrar nuevas fuentes de ingresos de las que quizá no eras consciente y a perfeccionar tus campañas de marketing.

4. Mejorar el rendimiento y la productividad

Liberar recursos de servicios y proyectos en la nube poco productivos o impopulares significa que ahora puede dedicar esos fondos a tareas, equipos y productos de mayor rendimiento, mejorando su rendimiento.

7 consejos para optimizar los costes en la nube

Gestionar eficazmente los costes en la nube implica una serie de acciones y estrategias que abordan los diversos problemas asociados a la computación en nube. Los siete consejos siguientes para optimizar los costes de la nube le darán una idea de cómo empezar.

1. Dimensionar correctamente los servicios (nota: servicios de autoescalado)

No es infrecuente que las empresas en la nube acaben pagando por más recursos de los que realmente necesitan. El dimensionamiento correcto es la práctica de revisar tus servicios informáticos y modificarlos para adaptarlos a tus necesidades únicas y reales en términos de carga de trabajo y aplicaciones. Esto debería mejorar tanto el rendimiento como los gastos, pero no es una tarea fácil de llevar a cabo manualmente. Puedes ajustar el tamaño de los servidores en cuanto a memoria, base de datos, gráficos, almacenamiento y muchas otras opciones, lo que da lugar a un número increíble de combinaciones a tener en cuenta.

Por suerte, existen muchas herramientas que pueden darte una idea de cómo elegir la combinación adecuada. Pero antes de lanzarte a dimensionar correctamente tus servicios en la nube, ten en cuenta los siguientes consejos: 

  • Comprende tus cargas de trabajo: evaluar tus cargas de trabajo, requisitos y patrones de uso es clave para determinar dónde hay que ajustar el tamaño. Puedes utilizar mapas de calor (una representación gráfica del uso informático de tu empresa) para localizar dónde hacer ajustes.
  • Experimenta con las configuraciones: tómate tu tiempo para probar diferentes tipos y tamaños de instancias hasta encontrar la configuración óptima para tus cargas de trabajo.
  • Implantar el equilibrio de carga: el equilibrio de carga distribuye las cargas de trabajo uniformemente entre un grupo de servidores backend para evitar tu uso excesivo o insuficiente.

Ten en cuenta que el dimensionamiento correcto puede ir de la mano del autoescalado (ajustar automáticamente la cantidad de recursos informáticos en función de tus necesidades). Aunque las herramientas de autoescalado suelen hacer un gran trabajo a la hora de calcular las necesidades en tiempo real, sin una supervisión constante podrían descontrolarse. Si optas por una solución de autoescalado, no te olvides de revisar periódicamente tu uso, por si tienes que volver a ajustar el tamaño.

2. Identificar los recursos no utilizados

En ocasiones, puede ocurrir que los administradores y desarrolladores se olviden de desprovisionar un servidor temporal tras finalizar la tarea que realizaron con él. Los recursos en la nube infrautilizados o utilizados de forma ineficaz se traducen entonces en cargos adicionales sin aportar realmente ningún valor añadido a la empresa. Identificar estos recursos no utilizados para eliminarlos es uno de los procesos más eficaces en una estrategia de optimización de gastos en la nube.

Supervisar rutinariamente tu uso es el primer paso, y es algo que puede hacerse automáticamente con herramientas de supervisión de la nube que te avisan cuando un determinado recurso o aplicación muestra una actividad insignificante durante un periodo de tiempo. Entonces puede decidir si deshacerse de esos recursos infrautilizados o mejorar tu eficiencia de algún modo.

3. Controlar las anomalías en los costes

Los sucesos imprevistos relacionados con los gastos en la nube se conocen como «anomalías en los costes». Detectarlas a tiempo es esencial no solo para evitar facturas inesperadamente más elevadas, sino también porque podrían ser la señal de algún problema interno, desde problemas de infraestructura hasta posibles ciberataques.

Una consola de gestión de costes para establecer presupuestos y prever costes puede ayudarle a detectar e identificar anomalías en el gasto. Sólo después de determinar la raíz de la anomalía podrá abordar el problema y evitar los costes inesperados asociados a ellas. Afortunadamente, tu plataforma de gestión de costes suele ser capaz de detectar las anomalías por sí sola y avisarte en caso de que se produzcan.

4. Elige la opción de almacenamiento correcta

Elegir el tipo y el tamaño de almacenamiento adecuados para las necesidades de tu empresa es crucial para mejorar el rendimiento, y no sólo para evitar pagar de más por servicios no utilizados. Pero para elegir el almacenamiento correcto, debes saber que los proveedores de servicios en la nube suelen ofrecer dos opciones principales de almacenamiento:

  • Almacenamiento de objetos: ideal para datos no estructurados a los que se accede con poca frecuencia, como copias de seguridad o datos de archivo. Es una buena opción para industrias con grandes volúmenes de datos, medios de comunicación o archivos de correo electrónico, actuando casi como una biblioteca histórica de datos en línea, ya que son altamente escalables.
  • Almacenamiento en bloque: la mejor opción para aplicaciones empresariales y bases de datos. Se define por su velocidad, fiabilidad y rendimiento, lo que lo hace ideal para datos estructurados que requieren actualizaciones periódicas..  

Esto debería darte una mejor idea del tipo de almacenamiento por el que optar en función de los requisitos de rendimiento y acceso de tus datos. Este es probablemente el punto de partida de cualquier estrategia de optimización de costes relacionada con el almacenamiento en la nube. Pero incluso estos datos pueden ser dinámicos: lo que antes se guardaba como almacenamiento en bloque puede quedar obsoleto en algún momento y, por tanto, podría trasladarse a un nivel de almacenamiento de menor coste. Por último, como siempre, es importante revisar y eliminar periódicamente los datos obsoletos del almacenamiento en la nube.

5. Aprovecha la supervisión en tiempo real

La utilización de análisis en tiempo real te proporcionará la información necesaria para identificar a tiempo las oportunidades de ahorro y las anomalías en los gastos. Y una vez detectadas, podrá resolver ineficiencias y reducir gastos innecesarios. Algunas de las métricas que debería controlar son:

  • Utilización de la memoria: revisa periódicamente el uso de la memoria para asegurarte de que tus instancias siguen teniendo el tamaño adecuado para tus cargas de trabajo;
  • Utilización de la CPU: descubra instancias sobreutilizadas o infrautilizadas supervisando el uso de la CPU.
  • Uso del almacenamiento: hacer un seguimiento de tu almacenamiento y limpiar regularmente los datos obsoletos te ayudará a asegurarte de que no estás pagando por un espacio de almacenamiento innecesario.
  • Tiempo de actividad de las instancias: las instancias infrautilizadas pueden desactivarse cuando no se utilizan; el seguimiento del tiempo de actividad puede ayudarle a identificarlas.
  • Tráfico de red: controlar el tráfico de red puede ayudarte a gestionar los gastos de transferencia de datos asociados a un uso elevado de la red.
  • Índices de error: unos índices de error elevados pueden ser la primera señal de problemas más costosos. Analizar la raíz de los errores para solucionarlos rápidamente te ahorrará dinero a largo plazo.

6. Considera el uso de estrategias de nube única frente a las de nube múltiple

Una estrategia multicloud presenta muchas ventajas. Cuando se trata de optimizar los costes de la nube, la principal es la posibilidad de aprovechar los puntos fuertes de los servicios de distintos proveedores. Dado que cada proveedor tiene sus propias tarifas para servicios específicos, una estrategia multicloud significa elegir las soluciones mejores y más rentables para usted, al tiempo que aumenta la flexibilidad y evita la dependencia del proveedor.

Sin embargo, cambiar constantemente entre plataformas en la nube puede convertirse en una molestia y requerir formación adicional y asistencia informática, además de posibles problemas de integración. Por no mencionar que no podrá disfrutar de descuentos por grandes volúmenes de compra, como podría hacerlo si compra todos sus servicios al mismo proveedor.

Tanto la estrategia de nube única como la de nube múltiple tienen sus ventajas e inconvenientes. Te sugerimos que explore ambas posibilidades para ver cómo podrían adaptarse a sus objetivos empresariales y, fundamentalmente, ayudarle a optimizar sus costes de nube.

7. Optimiza los gastos en la nube en cualquier fase

Optimizar los costes debe ser un esfuerzo continuo y formar parte de tu cultura empresarial. Cuando se trata de optimizar los costes de la nube, esto debe integrarse en todo el ciclo de vida de desarrollo del software (SDLC). En otras palabras, debe revisar y optimizar los costes en cada fase del desarrollo para maximizar el retorno de la inversión en la nube. He aquí cómo hacerlo, etapa por etapa:

  • Planificación: identifica los recursos en la nube que necesitarás, así como los datos históricos para predecir los patrones de uso, con el fin de comparar las opciones más rentables para los proyectos de desarrollo.
  •  Desarrollo: el desarrollo debe realizarse teniendo en cuenta la rentabilidad. Hay que centrarse en crear aplicaciones ligeras y escalables.
  • Pruebas: considera el uso de instancias puntuales para entornos de pruebas menores o utiliza pruebas automatizadas para acelerar el proceso. Elimina siempre los recursos temporales cuando ya no sean útiles.
  • Implantación: automatizar los procesos de implantación puede ayudarle a reducir los errores y el tiempo de uso de recursos.
  •  Supervisión: configura alertas de supervisión en tiempo real para localizar y abordar con prontitud el uso inusual de recursos. Utiliza el autoescalado para adaptar tus recursos a tus demandas de forma eficaz.
  • Mantenimiento: programa revisiones periódicas de tus aplicaciones y recursos, incluso cuando no se produzcan eventos significativos, y elimina todo lo que ya no sea necesario.
  •  Actualizaciones: prueba las nuevas actualizaciones de software en instancias más pequeñas antes de instalarlas para evitar el coste de los errores en instancias de producción más grandes.

Simplificar la migración a la nube

De las muchas ventajas de pasarse a la nube, la posibilidad de mantener el control de los gastos al tiempo que se automatizan las acciones de supervisión y escalabilidad es probablemente una de las más relevantes hoy en día. Con el Internet de las Cosas como elemento básico en nuestra sociedad, las empresas de éxito deben estar accesibles para todos tus clientes en todo momento, a la vez que proporcionan un entorno seguro para tus transacciones y datos.

Garantizar esta disponibilidad constante y segura es una parte integral de la nube. Pero son tanto tú como tu equipo quienes deben asegurarse de contratar las funciones y servicios adecuados para tu empresa, y de utilizarlos de forma eficiente para maximizar el retorno de la inversión en la nube. Ahora bien, no podemos decirte cómo utilizar tus servicios en la nube, pero seguro que podemos echarte una mano para que tomes la decisión correcta a la hora de buscar el proveedor en la nube más rentable para tu empresa.

En YourShortlist simplificamos el proceso de migración a la nube para que no pierdas tiempo ni dinero en él. Tras escuchar tus requisitos particulares, te orientamos sobre cómo elegir la solución en la nube más adecuada para tu empresa. También recopilaremos una lista de nuestros socios de TI reconocidos que se ajusten a tus requisitos, para que no tengas que pasar días o semanas comparando proveedores por tu cuenta.

Si tu empresa aún no está en la nube, o estás pensando en cambiar de proveedor, no hay mejor momento para empezar el proceso que hoy. Contacta con nosotros y descubre lo fácil que puede ser el proceso de implantación de la nube con el equipo de expertos adecuado a tu lado.