Las 7 estrategias de migración a la nube 

Las 7 estrategias de migración a la nube  post image

Cuando se prepara el cambio de un sistema local a la nube, es vital desarrollar una estrategia de migración. Este artículo destacará las 7 estrategias de migración a la nube más comunes, desde el almacenamiento en la nube hasta la retención. Con estas estrategias definidas, podrás crear una hoja de ruta para planificar y ejecutar tus servicios en la nube de la forma más eficiente posible.

¿Qué significa migración a la nube? 

La migración a la nube es el proceso de trasladar datos, aplicaciones y cargas de trabajo de TI de una ubicación a una nube pública. Esto puede hacerse desde los propios servidores de una empresa o desde un proveedor de nube a otro (lo que se conoce como migración de nube a nube, o C2C). La acción inversa, volver de un proveedor de nube a los servidores locales, también se considera una migración a la nube, y se conoce comúnmente como repatriación a la nube o salida de la nube. 

¿Por qué es importante la migración a la nube? 

Hacer el cambio de aplicaciones locales a un servicio de nube pública significa esencialmente liberar espacio de los servidores propios de una empresa. Este cambio aumenta la accesibilidad, mejora la seguridad y el rendimiento y reduce los costes. Migrar a la nube es una excelente forma de pasar a un modelo de gastos operativos. Con los servicios en la nube, sólo hay que pagar por los servicios que se utilizan, en lugar de mantener costosos servidores in situ. Hay muchas otras ventajas de una migración a la nube: 

Agilidad y flexibilidad de los servicios 

Las nubes ofrecen a las organizaciones la posibilidad de añadir o eliminar servicios y recursos bajo demanda y en el momento oportuno. Esto hace que las empresas se adapten mejor a las necesidades y a los retos cambiantes del mercado. Además, les ayuda a ahorrar tiempo y dinero que de otro modo habrían invertido en desarrollar las mismas soluciones por su cuenta. 

Escalabilidad 

The flexibility offered by cloud services allows for the prompt scaling of workloads. Without the need to purchase and deploy physical servers or software licenses, you’re able to expand your business operations much more easily.

Innovación constante 

Las centralitas en la nube abren las posibilidades a las empresas que buscan probar nuevos softwares, aplicaciones y funciones sin arriesgar su capital. Esto permite una evolución constante de la organización, donde un enfoque de prueba y error para el cambio es manejable. Al mismo tiempo, puedes beneficiarte de las actualizaciones que los proveedores realizan en tu nombre. Para mantener tus servicios a la altura de las últimas y más sofisticadas transformaciones y necesidades digitales mundiales, los proveedores modifican regularmente sus servicios. Esto también significa que siempre se cumplen los requisitos de conformidad (esenciales para sectores gubernamentales e industrias como las finanzas y la sanidad). 

Coste optimizado 

Aunque los servicios en la nube no siempre son menos costosos que los centros de datos in situ, sin duda son más rentables. Dado que un proveedor de servicios en la nube suele proporcionar servicios de atención al cliente y de TI, así como licencias y actualizaciones de software, una organización puede reducir las operaciones de TI y reservar recursos. Además, migrar a la nube no requiere un desembolso inicial significativo. Ofrece la posibilidad de añadir o eliminar servicios para adaptarse al presupuesto de una empresa. 

Mayor rendimiento 

Las aplicaciones y sitios web alojados en un único centro de datos pueden sufrir limitaciones de rendimiento cuando se accede a ellos de forma global. Por el contrario, las nubes públicas utilizan centros de datos repartidos por todo el mundo. Al alojar tus cargas de trabajo más cerca de tus usuarios finales, las empresas pueden reducir la lentitud de la red, logrando un mejor rendimiento a la vez que cumplen los requisitos normativos de esas regiones. 

Análisis accesibles 

La migración a la nube es una buena solución para las organizaciones que se encuentran utilizando varias herramientas inconexas y sin relación entre sí para almacenar y utilizar sus datos, gestionar operaciones y realizar un seguimiento de las existencias y los procesos de fabricación. La migración de todas las aplicaciones existentes a la nube las mantiene centralizadas, lo que facilita y hace más accesible la realización de análisis. 

Estrategias de migración a la nube más comunes 

Cuando se trata de migrar a la nube, es vital que las empresas diseñen una estrategia de migración a la nube para ahorrarse tiempo, dinero y dolores de cabeza por el camino. Migrar a un servidor en la nube es un proceso complejo y a veces difícil que requiere planificación. Es importante tener en cuenta que no todas las cargas de trabajo pueden ser aptas para la nube, por lo que la evaluación es el primer paso en una estrategia de migración a la nube. Sólo analizando los requisitos de la carga de trabajo y los objetivos de tu empresa podrás diseñar una buena estrategia de migración a la nube, que empieza por conocer los distintos tipos de migración a la nube. 

Tipos de migración a la nube 

1. Salida completa del centro de datos 

Las organizaciones que trasladan todas las aplicaciones, servicios y bases de datos a una nube pública desde uno o varios centros de datos necesitan una migración completa de sus datos. 

2. Migración de nube a nube (C2C) 

Las organizaciones que ya trabajan con un proveedor de nube pueden querer migrar a un host diferente cuando las soluciones del primer proveedor ya no les convengan. 

3. Migración de aplicaciones, conjuntos de datos o cargas de trabajo específicas 

Una salida completa del centro de datos puede no ser para todas las empresas. Algunas sólo necesitan migrar parte de su software, bases de datos o cargas de trabajo a una nube, en una estrategia que no implique un periodo de planificación, pruebas y desarrollo tan largo como una migración de datos completa. 

Estrategias de migración a la nube 

Las estrategias más comunes de migración a la nube se denominan las 7R de la migración a la nube. Diseñadas para ayudar a las organizaciones a determinar el mejor plan de acción a la hora de emprender una migración a la nube, las 7R abarcan una gama de opciones que van desde pequeñas migraciones específicas hasta reestructuraciones completas de la infraestructura del software y hardware. 

Rehost: levantar y cambiar

Una estrategia de migración a la nube de realojamiento implica simplemente «levantar» una copia exacta de las aplicaciones, cargas de trabajo y sistemas operativos del servidor de una empresa. A continuación, se «trasladan» al alojamiento en la nube, sin realizar grandes cambios en su configuración. Es la mejor opción para organizaciones conservadoras o con patrones de uso predecibles. Es la estrategia de migración más directa, por lo que se considera el primer paso de un proyecto de realojamiento más amplio. Sin embargo, su enfoque simple para reubicar los recursos digitales en la nube puede significar que el usuario no se beneficie de algunas de las mejores herramientas y capacidades de la nube. 

Cambio de plataforma: levantar y optimizar 

El siguiente paso en una estrategia de realojamiento sería subir, desplazar y optimizar. Esto se conoce como estrategia de cambio de plataforma, en la que la arquitectura central y el código fuente de un sistema o aplicación permanecen inalterados al tiempo que se optimizan para modernizar las cargas de trabajo y habilitar algunas de las funciones más útiles de la nube. Esto significa que los equipos pueden seguir trabajando en un entorno que conocen y aprovechar las herramientas de la nube con poca o ninguna formación, sin que la empresa sufra grandes inconvenientes de adaptabilidad. 

Refactorización/rearquitectura 

La refactorización es una estrategia de migración a la nube que tiene como objetivo modernizar y renovar las aplicaciones existentes para integrar capacidades nuevas y avanzadas que no son compatibles, como la autoescalabilidad, el aprendizaje automático, las capacidades de IA o la computación sin servidor. Implica la rearquitectura de parte del código de una aplicación para adaptarlo al nuevo entorno o, en algunos casos, su reconstrucción completa desde cero. Esto la convierte en una de las opciones más caras, pero también en una de las más adaptables a los futuros cambios del sector. 

Recompra 

Aprovechada sobre todo para cargas de trabajo que requieren un mayor rendimiento de las aplicaciones, una estrategia de migración a la nube con recompra implica la transición de un sistema local adquirido a un software como servicio alojado en la nube de terceros. Esta opción simplifica y acelera el proceso de migración, y permite aprovechar al máximo las capacidades de la nube. También es una opción muy rentable. Sin embargo, es menos personalizable que otras estrategias de migración a la nube. 

Reubicar 

Con una estrategia de migración de reubicación, una empresa puede transferir un conjunto de servidores o software de una plataforma local a la versión en nube de dicha plataforma. Se trata de la última incorporación a las 7R de las estrategias de migración a la nube, y es un proceso de migración bastante fácil y rápido, aunque actualmente sólo es compatible con un puñado de tecnologías. Sin embargo, los que puedan utilizar este enfoque verán que la migración apenas afecta a las herramientas, procesos, bases de datos, etc. existentes, aunque los proporcione un tercero. 

Retirar

Retirar se convierte en algo esencial una vez que se ha evaluado qué aplicaciones merece la pena trasladar a la nube y cuáles ya no son útiles. Eliminar las aplicaciones ineficaces u obsoletas es el primer paso hacia la modernización, e incluso podría dar a su empresa un impulso en otras áreas. 

Retener (revisitar) 

Aunque parezca que todo el mundo se está pasando a un servicio en la nube, puede que no sea la opción adecuada para algunas organizaciones. En estos casos, mantener una aplicación en su marco original es lo correcto, ya que puede que no haya ningún valor inmediato en la migración a la nube. Mantener el software tal y como está ahora y planificar volver a la computación en nube en el futuro es una estrategia tan buena como cualquier otra. 

Pasos en el proceso de migración a la nube 

El proceso de migración a la nube (también llamado proceso de transformación a la nube) consta de cinco fases principales. Sin embargo, no existe un enfoque único para la migración a la nube. La hoja de ruta exacta para la migración dependerá del tamaño, la complejidad y la estructura de cada entorno de TI. No obstante, estas cinco fases proporcionan una comprensión holística del proceso y pretenden minimizar las interrupciones y reducir los riesgos. 

Evaluar 

El primer paso hacia la migración a la nube es definir los objetivos de esta, así como evaluar las infraestructuras de TI para comprender qué aplicaciones son aptas para la nube y cómo deben migrarse. En este punto, es fundamental identificar cualquier carencia de conocimientos o tecnologías que pueda obstaculizar un proceso de migración sin problemas. También debes de analizar no sólo tus necesidades, sino las distintas opciones disponibles para tu empresa, teniendo en cuenta los costes, los sistemas operativos y los requisitos específicos de rendimiento y de red. 

Planificar

Una vez evaluados los objetivos, las necesidades y la preparación para la nube de tu empresa, es hora de elaborar un plan de migración detallado. Éste servirá de hoja de ruta a lo largo de todo el proceso y garantizará que nada quede en manos de decisiones y cambios de última hora. Esta hoja de ruta debe incluir detalles sobre: 

– qué cargas de trabajo se migrarán, cómo y en qué orden.

– qué arquitectura de nube se adaptaría mejor a las necesidades de la organización.

– qué modificaciones, en caso necesario, deben aplicarse a las aplicaciones existentes.

– si existen requisitos de cumplimiento que deban abordarse antes de migrar a la nube. 

Migrar

La fase de migración puede implicar distintos tipos de estrategias de migración a la nube. La migración puede correr a cargo de tu propio personal informático o del equipo del proveedor de la nube, en función de tus necesidades y de tus servicios. En cualquier caso, todo el proceso debe supervisarse cuidadosamente para poder resolver los problemas cuando surjan. 

Operar

Una vez completada con éxito la migración, comienza la fase operativa, en la que las organizaciones empiezan a gestionar sus cargas de trabajo cotidianas en la nube. Durante esta fase, las organizaciones pueden evaluar su rendimiento en la nube y realizar los ajustes necesarios. 

Optimizar

Ahora tiene que asegurarte de aprovechar al máximo las características y los servicios de almacenamiento en la nube. Para mejorar el rendimiento de tu estructura en la nube, un equipo puede estudiar la implementación de nuevas funciones en tu plan, perfeccionar las operaciones y actualizar las aplicaciones, entre otras opciones, en esta última fase de la migración. 

Servicios de migración a la nube: qué buscar en un proveedor 

Puede que los servicios en la nube sigan pareciendo una tecnología nueva para algunos, pero la realidad es que ha llegado para quedarse. A medida que sigue desarrollándose y evolucionando, la migración a una solución basada en la nube se ha convertido en una de las estrategias clave para que las empresas de hoy en día tengan éxito y sean resistentes. Sin embargo, el cloud computing es un proceso que no debe tomarse a la ligera. Requiere un análisis profundo de los objetivos y retos actuales de una organización para trazar los pasos hacia una transición eficiente y sin problemas. 

Encontrar el socio ideal para la nube puede ser difícil, y la búsqueda puede llevarte un tiempo y una inversión que podrías estar dedicando a otras áreas de tu empresa. Aquí es donde YourShortlist puede ayudarte. Ofrecemos asesoramiento experto y gratuito para ayudarte a encontrar el mejor servicio en la nube teniendo en cuenta tus necesidades.  

Te proporcionaremos una lista GRATUITA de proveedores de servicios a la nube de nuestra base de datos de socios de confianza, nuestro equipo de consultores puede ayudarte a realizar el cambio a la nube de una forma más sencilla, rentable y oportuna. Solicita una cita con nosotros hoy mismo y recibe una lista personalizada y gratuita de socios de cloud computing.