Migración a la nube: 5 pasos hacia el éxito 

Migración a la nube: 5 pasos hacia el éxito  post image

Si aún no ha migrado las operaciones de tu empresa a la nube, es probable que se esté quedando atrás con respecto a tus competidores en términos de producción, escalabilidad, servicio al cliente y organización general. Por suerte, no es demasiado tarde para cambiar. Descubre la importancia de la migración a la nube.

En este blog, definiremos todo lo que necesita saber sobre la migración a la nube. Desde los diferentes tipos hasta los 7 pasos clave para el éxito. Siguiendo esta información, experimentarás una transición fluida de tus procesos empresariales. Además, con las funciones empresariales modernas, podrás volver a competir de forma justa con sus competidores. 

¿Qué es la migración a la nube?

En un nivel básico, la migración a la nube es el proceso de cambiar todos los procesos de una empresa de soluciones locales a soluciones alternativas basadas en la nube. Sin embargo, también puede referirse al proceso de pasar de una solución en la nube a otra (lo que se conoce como migración de nube a nube). 

En términos de lo que se transfiere a la nube, los componentes típicos incluyen aplicaciones, recursos de TI, bases de datos, activos digitales y otros servicios. 

La migración a una solución basada en la nube se considera una estrategia empresarial clave en el mundo moderno. Puede situar a las empresas un paso por delante de sus competidores gracias a ventajas como la integración y la automatización. 

Por lo general, las empresas que siguen utilizando configuraciones locales y servidores heredados se ven afectadas por la repetición de tareas tediosas, copias de seguridad de datos limitadas y seguridad de bajo rendimiento. 

La migración a la nube resuelve estos problemas comunes ofreciéndole recursos informáticos virtuales a través de Internet. 

Redes y migración a la nube

Una migración a la nube implica elementos tanto de redes en la nube como de computación en la nube. 

El concepto de red en la nube es ligeramente distinto del de computación en la nube. Se refiere específicamente a los componentes virtuales individuales utilizados para apoyar las actividades de computación en nube, similares a las formas tradicionales de redes informáticas. En concreto, encapsula cortafuegos, routers, equilibradores de carga y puentes virtuales. 

La idea de «computación en nube» tiene más que ver con el paso de soluciones analógicas y locales a soluciones virtuales de almacenamiento y software. 

Migraciones a nubes públicas frente a privadas

Ambas ofrecen recursos informáticos a la carta, pero difieren enormemente en cuanto a control y responsabilidad. 

Con las redes de nube pública, un proveedor suministra una versión pública de su infraestructura de nube. Es pública en el sentido de que cualquiera puede migrar sus procesos empresariales a ella. Aunque es compartida por multitud de organizaciones, cada cuenta individual es segura y privada entre sí. 

Las nubes privadas, por otro lado, se refieren a la infraestructura de nube creada para ser utilizada por una sola empresa. Empresas como IBM pueden proporcionarle hardware de nube privada con el que el equipo de TI in situ puede configurar, construir y modificar su propia red de nube privada. 

La modificación es lo que realmente diferencia a estos dos tipos de nube. En la nube pública, las opciones de modificación son limitadas y, por lo general, hay que atenerse a los límites establecidos por el proveedor. Sin embargo, las ventajas incluyen que el proveedor también supervisa el mantenimiento y las actualizaciones de la nube. 

En las redes de nube privada, se pueden modificar los servidores, las direcciones IP y las subredes. La limitación de las privadas es el limitado soporte externo. Normalmente, el equipo de TI interno se ocupará de las actualizaciones y el mantenimiento, lo que aumenta su carga de trabajo. 

Las principales razones para migrar a la nube

Migrar a la nube es una forma segura de simplificar y centralizar sus procesos empresariales. A continuación, le indicamos otras ventajas que puede obtener con el cambio: 

Seguridad optimizada

Si opta por una nube pública de un proveedor de confianza, se beneficiará del sofisticado sistema de seguridad de la empresa. Desde el cifrado de datos hasta las copias de seguridad, los proveedores modernos de nube pública pueden ofrecer un sistema de seguridad mucho más fiable que cualquier configuración local. 

Cumplimiento

Una mayor seguridad conlleva un mayor cumplimiento de las normativas. A nivel internacional, es necesario que las empresas dispongan de medidas de seguridad sólidas, especialmente cuando se trata de datos personales de clientes y empleados. La migración a la nube garantiza que la empresa cumpla y esté al día con la legislación moderna, lo que también aumenta la fiabilidad. 

Flexibilidad

Ninguna nube es una solución única. Por eso se hacen modificables, para que se pueda elegir las características específicas y las medidas de seguridad de los datos que necesita. Esto convierte a la nube en una opción económica, ya que sólo se paga por lo que se necesita. Este informe sobre tendencias en la nube reveló que las empresas ahorran al menos un 20% al pasarse a la nube. 

Escalabilidad

El nivel de flexibilidad que ofrece también hace que su configuración informática sea muy flexible. Es difícil predecir cómo cambiarán las operaciones de su empresa con el tiempo, pero de lo que puede estar seguro es de que la nube puede adaptarse a las necesidades específicas de cada empresa. Tanto si se aumenta como si se disminuye la escala operativa, la nube puede reducir su funcionalidad o aumentarla para reflejar la demanda actual. 

Los cinco pasos clave de la migración a la nube 

Una vez que hayas decidido adoptar las redes y la informática en la nube, es hora de pensar en cómo seleccionar, implantar y mantener la nube de forma lógica. Estos son los cinco pasos clave que recomendamos seguir a la hora de planificar una migración de red a la nube: 

1.     Establecer objetivos

No se puede implementar una migración a la nube con éxito sin definir primero los objetivos. Esto no sólo identifica lo que se busca en un proveedor de nube, sino que también proporciona un punto de referencia para medir el éxito de su implementación.   

En concreto, se debe identificar 

  • Los puntos débiles del sistema actual 
  • Factores de éxito 
  • Indicadores clave de rendimiento (KPIs) 

El caso de negocio que se construya en esta etapa informará a los proveedores del tipo de entorno de nube que se necesita. 

2.     Presupuesto y selección

En función de los objetivos fijados, se debe empezar a buscar soluciones en la nube. Para asegurar de que se selección la adecuada, se tendrá que evaluar tantos proveedores de nube como sea posible. En concreto, se deberá evaluar los precios, las pruebas gratuitas y los tipos de nube ofrecidos, es decir, pública o privada. 

Este será probablemente el componente más difícil de la adopción de la nube. Encontrar tiempo suficiente para evaluar y comparar individualmente a todos los proveedores puede consumir tiempo y recursos. Sin embargo, es necesario para evitar invertir en una solución poco adecuada. 

3.     Migrar

Una vez que se haya seleccionado un proveedor, es hora de integrar el sistema elegido en la empresa. Este proceso comienza con la infraestructura, que implica configurar todo el software, los dispositivos y los sistemas operativos nuevos. 

A continuación, se debe conectar estos nuevos componentes con las aplicaciones antiguas que se desea mantener de su sistema heredado. Una vez que se haya completado este proceso de aplicación y el sistema esté listo para ser utilizado, se puede empezar a migrar los datos a la nube. Es posible que se tenga que cambiar el formato de los datos para que encajen con la nueva red. 

4.     Puesta en marcha

Una vez migrados los datos y configurado el sistema, se puede empezar a utilizar la nueva solución en la nube. A pesar de una planificación rigurosa, pueden surgir problemas. Para evitar un tiempo de inactividad mínimo durante la puesta en marcha, sería una buena idea tener el sistema heredado funcionando al mismo tiempo. De este modo, la empresa podrá seguir funcionando en caso de que la nueva nube resulte inaccesible. 

Ten a mano al equipo de TI para solucionar todos los errores que se produzcan. El proveedor también debería estar disponible para ayudarle con cualquier problema que pueda tener. 

5.     Mantenimiento continuo

Incluso una vez que su nuevo sistema esté operativo, es vital que se evalúe continuamente el rendimiento y precisión en el tiempo posterior a la implementación. Si se utiliza una nube pública, el proveedor se encargará de las actualizaciones y el mantenimiento, pero tu equipo de TI también debe evaluar periódicamente la salud de la nube. 

YourShortlist está aquí para ayudarte

Como ya se ha mencionado, el proceso de selección es probablemente la parte más vital y que más recursos consume del proceso de implementación de la nube. Sin embargo, no tienes por qué hacerlo solo. 

YourShortlist es un equipo experto en encontrar proveedores de software. Todo lo que tienes que hacer es detallar tus necesidades empresariales y nosotros encontraremos un proveedor de la nube que las satisfaga. 

Ponte en contacto con nosotros hoy mismo para simplificar su proceso de implantación de la nube.